Guía de Buenas Prácticas

ISO, dispone de una Guía de Buenas Prácticas que posibilita un mejor posicionamiento en la ventaja competitiva, en la mejora del reconocimiento de las marcas y mayor control de riesgos, que garantizan a nuestros Clientes y Consumidores que nuestros servicios son de alta calidad.

Mediante el pensamiento estratégico, se establecen las acciones debidamente planificadas y ejecutadas contando con todas las personas que integran la organización, realizando la oportuna comunicación para dar traslado de las mismas a los diferentes grupos de interés y a la sociedad en su conjunto.

El criterio de estos factores debe de ser la sostenibilidad, es decir, la búsqueda permanente del desarrollo económico, el respeto al medioambiente y el bienestar social.

Principios Básicos

Los principios básicos en que se basa la actitud de la Guía de Buenas Prácticas son:

  • Visión a largo plazo
  • Diversidad en cuanto a opiniones, culturas, perspectivas, edades, sexo, tanto desde un punto de vista interno como externo a la organización
  • Diálogo con las partes interesadas
  • Integridad
  • Responsabilidad

Valores

Nuestros valores y nuestra forma de actuar conforman nuestra cultura socialmente responsable basada en cuatro compromisos:

  • Responder ante uno/a mismo/a
  • Responder ante nuestros/as colaboradores/as
  • Responder y responsabilizarse ante la organización
  • Responder y asumir la responsabilidad ante la sociedad

Grupos de Interés

La Guía de Buenas Prácticas está dirigida a diferentes grupos de interés:

  • El personal empleado
  • Los Clientes y Usuarios
  • Las Empresas Proveedoras
  • Las Administraciones y Entidades Públicas
  • El Medioambiente
  • El Territorio

Buenas Prácticas respecto al Personal empleado

Las decisiones socialmente responsables que aplica a este grupo de interés son:

  • Igualdad de género
  • Propiciar la conciliación de la vida laboral y personal posibilitando la organización de horarios
  • Reducción de la precariedad en el trabajo, favoreciendo la estabilidad en el mismo, limitando la contratación temporal a los casos específicamente necesarios
  • Mejorar la formación profesional mediante cursos formativos y la rotación entre puestos
  • Incrementar las medidas en materia de prevención de riesgos para reducir la siniestralidad
  • Mejorar la comunicación con el personal a través de reuniones periódicas.

Buenas Prácticas respecto a Clientes y Consumidores

Nuestro objetivo de mejora de la relación con los Clientes y Consumidores se basa en:

  • Desarrollo de I+D+I aplicando la innovación en nuestros productos, procesos y servicios
  • Información veraz y honesta sobre los servicios
  • Enfocar la gestión en la satisfacción del Cliente y Usuario atendiendo sus demandas
  • Satisfacer la necesidad del Cliente mediante el diálogo
  • Capacidad organizativa y funcional 
  • Aplicación de protocolos de seguridad e higiene continuos en la prestación de servicios
  • Garantía en la trazabilidad como herramienta  para la seguridad de los Usuarios del servicio

Buenas Prácticas respecto a Proveedores

Ser responsable obliga a incrementar la atención sobre los productos y servicios adquiridos. La gestión responsable de los proveedores es más “convencer” que de “exigir” haciéndoles ver a nuestros proveedores las ventajas de las Buenas Prácticas. Nuestra forma de hacer y cultura respecto a este grupo de interés se basa en:

  • Sociales: trabajo infantil, forzoso o discriminatorio
  • Medioambientales: Protección de recursos naturales, residuos industriales, uso de energía y contaminación
  • Económicos: situación económica de los proveedores, relaciones asimétricas, abastecimiento local corrupción y sobornos

Buenas Prácticas respecto a Administraciones y Entidades Públicas

Las decisiones responsables son:

  • Fiscalidad: cumplimiento de las obligaciones, no contratación de proveedores que operen en la economía sumergida
  • Proactivos en la gestión de la información de las Administraciones y Entidades Públicas
  • Cumplimiento de los contratos
  • Perseguir la corrupción

Buenas Prácticas respecto al Medioambiente

Cualquier comportamiento socialmente responsable debe de cumplir con los compromisos y normativa Medioambiental. Las decisiones responsables son:

  • Apostar por la Ecoeficiencia: reducción progresiva del impacto medioambiental de los procesos.
  • Establecer una política de compras, priorizando la adquisición de productos ecológicamente amigables.
  • Implementar sistemas de realización de servicios limpia que permita ahorro de materiales y energía
  • Minimizar los residuos y las emisiones

Buenas Prácticas respecto al Territorio

La posibilidad de interrelación entre Empresa y Territorio se basa en las siguientes decisiones responsables:

  • Realizar donaciones a entidades no lucrativas
  • Patrocinio de actividades locales no lucrativas
  • Difusión de las actividades llevadas por entidades no lucrativas
  • Priorizar las compras a proveedores locales

Comunicación y marketing

La comunicación responsable debe de estar basada en los siguientes criterios:

  • Coherencia: Lo que la empresa dice que hace es lo que la empresa hace
  • Innovación: Participación en grupos de interés y estudios de tendencias para adaptarse a las nuevas demandas sociales
  • Diversa: La utilización de diferentes medios, idiomas, lenguajes y formatos

2017 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos